Restos de supernova forman abultada masa de moléculas frías

5 agosto, 2013

Gracias a ALMA, el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, un equipo de astrónomos observó por primera vez la formación de moléculas nuevas en los restos de la supernova (explosión) de una estrella. Al detectar y mapear la distribución de estas moléculas, los investigadores también pudieron hacerse una idea de la estructura interna final de la estrella, que quedó plasmada en los desechos de la supernova.

Los astrónomos descubrieron estas nuevas moléculas en los restos de una estrella que explotó como supernova, evento que fue observado en 1987, precisamente por lo que es conocida como 1987A. Ubicada en la Gran Nube de Magallanes —una galaxia satélite de la Vía Láctea—, la supernova 1987A constituye una oportunidad única para estudiar las secuelas de las supernovas. Los modelos informáticos que simulan las condiciones previas a la explosión indican que al interior de la estrella se produce una rápida y poderosa mezcla de materia. Los astrónomos sostienen que es esta actividad lo que desata la explosión.

Puesto que es imposible estudiar el interior de una estrella, los astrónomos analizan los restos de las supernovas para saber cómo se distribuye el material y cómo estos restos evolucionan con el tiempo para así deducir cuáles eran sus características justo antes de la explosión. En las investigaciones realizadas anteriormente con telescopios infrarrojos se había detectado la presencia de pequeñas cantidades de monóxido de carbono caliente durante los 500 días siguientes a la explosión. Veinticinco años más tarde, los nuevos resultados de ALMA, los primeros de su tipo, revelaron la presencia de monóxido de carbono en concentraciones diez veces superiores a las detectadas por las observaciones de rayos X.

Los astrónomos calculan que este remanente de supernova contiene una cantidad de monóxido de carbono equivalente a cerca del 10 % de la masa de nuestro Sol, así como una masa considerable de monóxido de silicio. Estas moléculas se forman en áreas donde abundan los átomos de carbono, silicio y oxígeno, elementos que solo se forman en el hervidero nuclear de una estrella y que se esparcen por el cosmos durante la explosión de una supernova. Con el tiempo, a medida que se enfrían, los átomos se unen para crear las moléculas de monóxido de carbono y monóxido de silicio detectables por ALMA. Las moléculas que se forman en SN1987A, o al menos los átomos que las constituyen, algún día podrían formar nuevos planetas.

Información Adicional

La investigación se presenta en el artículo Carbon Monoxide in the Cold Debris of Supernova 1987A (‘Monóxido de carbono en los restos fríos de la supernova 1987A’) que se publicará en la revistaAstrophysical Journal Letters.

El equipo está compuesto por J. Kamenetzky, Universidad de Colorado (Boulder); R. McCray, Universidad de Virginia; R. Indebetouw, Observatorio Radio Astronómico Nacional de Estados Unidos (NRAO); y otros.

ALMA, el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, una instalación astronómica internacional, es una asociación entre Europa, Norteamérica y Asia del Este en cooperación con la República de Chile. ALMA es financiado en Europa por la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Austral (ESO), en Norteamérica por la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU. (NSF por su sigla en inglés) en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC por su sigla en inglés) y el Consejo Nacional de Ciencia de Taiwán (NSC por su sigla en inglés) y en Asia del Este por los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales (NINS por su sigla en inglés) de Japón en cooperación con la Academia Sinica (AS) en Taiwán.

La construcción y operaciones de ALMA son conducidas a nombre de Europa por ESO, a nombre de Norteamérica por el Observatorio Radio Astronómico Nacional (NRAO), que es operado por Associated Universities, Inc. (AUI) y a nombre de Asia del Este por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). El Joint ALMA Observatory (JAO) tiene a su cargo la dirección general y la gestión de la construcción, como también la puesta en marcha y las operaciones de ALMA

Enlace

Contactos:

Valeria Foncea

Directora de Comunicaciones y Educación
Observatorio ALMA
Santiago, Chile
Tel: +56 2 2467 6258
Cel: +56 9 7587 1963
Correo electrónico: vfoncea@alma.cl

Charles E. Blue
Encargado de Comunicaciones
Observatorio Nacional de Radio Astronomía
Charlottesville VA, EE.UU.
Tel: +1 434 244 6896
Cell: +1 434.242.9559
E-mail: cblue@nrao.edu

Richard Hook
Encargado de Prensa, ESO
Garching, Alemania
Tel: +49 89 3200 6655
Cel: +49 151 1537 3591
Correo electrónico: rhook@eso.org

Masaaki Hiramatsu

Encargado de Educación y Extensión, NAOJ Chile
Observatorio de Tokio, Japón
Tel: +81 422 34 3630
Correo electrónico: hiramatsu.masaaki@nao.ac.jp