Privilegios e Inmunidades

¿ALMA cuenta con inmunidad en Chile?

ALMA y todos los observatorios internacionales son entidades sin fines de lucro financiadas por gobiernos de otros países. Como tales, son tratados en Chile como organizaciones internacionales operando bajo un conjunto bien definido de reglas, lo que ha demostrado ser una forma de gestión muy efectiva. Al recibir este estatus especial, los observatorios han contraído un número importante de compromisos en términos de cooperación con el Estado anfitrión, lo que otorga, a su vez, grandes ventajas para Chile, por ejemplo, en áreas de desarrollo científico, tecnológico y de la ingeniería.

¿En qué caso aplica la inmunidad de jurisdicción en sus observatorios? ¿Es en todos ellos igual?

Los acuerdos bajo los cuales operan los observatorios establecen claramente que éstos deben cooperar con las autoridades chilenas cada vez que se apliquen las inmunidades. Los observatorios tienen un amplio historial de cumplimiento de estos acuerdos.

En lo que respecta a la inmunidad de jurisdicción en materia laboral, ALMA nunca la ha invocado, sino que se rige por el código laboral chileno en todo aquello relacionado con sus funcionarios chilenos y ha concurrido a los tribunales cuando ha sido requerido, dando cumplimiento a sus resoluciones. ALMA siempre ha negociado con sus trabajadores, siguiendo estrictamente el código laboral chileno, en colaboración con la Dirección del Trabajo.

Hay otro tipo de inmunidades relacionadas a la inviolabilidad territorial del observatorio y sus instalaciones físicas (“inmunidades de sede”) reguladas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que actúa como intermediario entre los observatorios y el Gobierno chileno. En la práctica, el ejercicio de estas inmunidades también está sujeto al principio de cooperación.

¿Por qué es necesaria?

Esta es una práctica común en el derecho internacional que se aplica a muchas organizaciones de distinta naturaleza con características similares de financiamiento público y objetivos sin fines de lucro, y explica el interés de los gobiernos en todo el mundo por recibir a estas organizaciones internacionales.

Las complejidades de la construcción de este tipo de infraestructura requerida por los observatorios, la importación de instrumentos de alta tecnología proveniente de distintos países y la necesidad de mantención y operación que obliga al personal altamente especializado a viajar continuamente, explican por qué las organizaciones que manejan los observatorios le otorgan mucha importancia a las condiciones ofrecidas por los potenciales países anfitriones al momento de decidir dónde ubicar tales instalaciones.

¿Qué sucede con las inspecciones sanitarias y laborales?

Las autoridades laborales y sanitarias chilenas, entre otras, ingresan a los observatorios. Sin perjuicio de que el estatus de los observatorios hace necesario el cumplimiento de algunas formalidades para la realización de tales inspecciones, lo que prevalece, definitivamente, es el principio del respeto por las regulaciones locales en materia laboral, de seguridad y de salud. Con este propósito, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha establecido un protocolo de inspecciones, que son seguidas irrestrictamente por los observatorios.