Detección de planetas extrasolares en formación

Detectar planetas dando vueltas alrededor de otras estrellas es una tarea particularmente difícil. Para contestar preguntas fundamentales acerca de sistemas planetarios, tales como su origen, su evolución, y su frecuencia en el Universo, los científicos necesitan descubrir y estudiar muchos más planetas extrasolares. ALMA proporciona información valiosa sobre sistemas planetarios que orbital otras estrellas distintas al Sol en todas las etapas de evolución.

Las observaciones en longitudes de ondas milimétricas/submilimétricas ofrecen numerosas ventajas en la búsqueda de planetas extrasolares. Un telescopio de ondas milimétricas/submilimétricas de antenas múltiples, como ALMA, proporciona un poder de resolución mucho mayor con una capacidad de ver detalles finos, que no pueden ver los telescopios ópticos o infrarrojos actuales. Además, estas ondas no son degradadas por la interferencia de la “luz zodiacal” reflejada por el polvo interplanetario, sea del sistema extrasolar o de nuestro propio Sistema Solar.

Otra ventaja importante es que en longitudes de ondas milimétricas y submilimétricas el brillo de la estrella plantea un problema menor para los observadores porque, aunque todavía es más brillante que un planeta, la diferencia en brillo entre los dos es mucho menor. Debido a la naturaleza física de los objetos mismos, ALMA puede detectar fácilmente protoplanetas en distintas etapas de formación.

ALMA es capaz de cartografiar sistemas planetarios en las etapas más tempranas de su formación. También puede detectar muchos más sistemas estelares jóvenes y de baja masa y examinarlos para determinar si tienen los discos en los cuales se forman los sistemas planetarios. Además, las observaciones se pueden utilizar para examinar las propiedades de estos discos en detalle, entre las cuales están el tamaño, temperatura, densidad y química del polvo.

Contenido relacionado