Dos pavos reales cósmicos muestran el violento pasado de las Nubes de Magallanes