Normalmente, este tipo de galaxias forman estrellas a un ritmo tan alto que los astrónomos a menudo se refieren a ellas como galaxias con “estallidos” o “brotes” de formación estelar (starbursts en inglés). Comparadas con la Vía Láctea, pueden formar hasta 1000 veces más estrellas al año. Gracias a las capacidades únicas de ALMA, los astrónomos han podido medir la proporción de estrellas masivas en estas galaxias starburst. Crédito: ESO/M. Kornmesser