Representación artística de la joven estrella MMS5/OMC-3. Las observaciones de ALMA permitieron identificar dos flujos de gas emanados de una protoestrella: un rápido chorro colimado y una lenta erupción de ángulo amplio cuyos ejes no están alineados. Créditos: NAOJ