La galaxia monstruosa COSMOS-AzTEC-1 observada con ALMA. ALMA reveló la distribución del gas molecular (izquierda) y de las partículas de polvo (derecha). Además de la densa nube en el centro, el equipo de investigación detectó dos espesas nubes a varios miles de años luz del centro. Son nubes dinámicamente inestables, y se cree que albergan una intensa actividad de formación estelar. Créditos: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), Tadaki et al.