Messier 87 (M87) es una enorme galaxia elíptica ubicada a unos 55 millones de años luz de la Tierra, visible en la constelación de Virgo. Fue descubierta por Charles Messier en 1781, pero no fue identificado como una galaxia hasta el siglo XX. Se encuentra entre las galaxias más grandes del universo local: posee el doble de masa de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, y contiene hasta diez veces más estrellas. Además de su tamaño original, M87 tiene algunas características muy únicas. Por ejemplo, contiene un número inusualmente alto de cúmulos globulares: mientras nuestra Vía Láctea contiene menos de 200, M87 tiene aproximadamente 12.000, que según algunos científicos teorizan habría recolectado de sus vecinos más pequeños. Al igual que con todas las demás galaxias grandes, M87 tiene un agujero negro supermasivo en su centro. La masa del agujero negro en el centro de una galaxia está relacionada con la masa de la galaxia en general, por lo que no debería sorprender que el agujero negro de M87 sea uno de los más masivos conocidos. El agujero negro también puede explicar una de las características más energéticas de la galaxia: un chorro de relativista de materia que se expulsa a casi la velocidad de la luz. El agujero negro fue objeto de observaciones para cambiar paradigmas por parte del Event Horizon Telescope. El EHT lo eligió como el objetivo de sus observaciones por dos razones. Si bien la resolución de la EHT es increíble, también tiene sus límites. En vista que los agujeros negros más masivos son también más grandes en diámetro, el agujero negro central de M87 presentaba un objetivo inusualmente grande, lo que significa que se podría obtener imágenes más fácilmente que los agujeros negros más pequeños que se encuentran más cerca. La otra razón para elegirlo fue claramente más terrenal. M87 aparece bastante cerca del ecuador celeste cuando se ve desde nuestro planeta, haciéndolo visible en la mayor parte de los hemisferios norte y sur. Esto maximizó el número de telescopios en el EHT que podían observarlo, aumentando la resolución de la imagen final. FORS2 capturó esta imagen en el Very Large Telescope de ESO como parte del programa Cosmic Gems, una iniciativa de divulgación que utiliza los telescopios de ESO para producir imágenes de objetos interesantes, intrigantes o visualmente atractivos con fines educativos y de divulgación pública. El programa utiliza el tiempo de telescopio que no se puede usar para las observaciones científicas, y produce imágenes impresionantes de algunos de los objetos más sorprendentes en el cielo nocturno. En caso de que los datos recopilados puedan ser útiles para futuros propósitos científicos, estas observaciones se guardan y se ponen a disposición de los astrónomos a través del ESO Science Archive. Crédito: ESO