Beneficios para la Comunidad

La construcción y operación del observatorio ALMA en Chile está contribuyendo al desarrollo de la astronomía en el país al conceder tiempo de observación garantizado a los astrónomos chilenos, fomentar la formación de recursos humanos especializados, impulsar innovaciones en el desarrollo de ingeniería y software, ayudar a mejorar la infraestructura de telecomunicaciones del país y promover el desarrollo social y económico de las comunidades locales y regionales.

Tanto a nivel nacional como regional ALMA ha mantenido excelentes relaciones con el pueblo y el Gobierno de Chile. Hay una constante colaboración a nivel ministerial, así como con las autoridades regionales (a través de las intendencias), y las autoridades locales, encarnadas por el alcalde y los concejales de San Pedro de Atacama y la comunidad indígena de Toconao.

A nivel nacional, desde 2004 ALMA ha contribuido al desarrollo de la astronomía en Chile mediante el Fondo ALMA-CONICYT, otorgado todos los años para promover los recursos humanos, el desarrollo de instrumentos, la enseñanza, la divulgación y las pasantías. En 2017 ALMA aportó aproximadamente $ 615.000 dólares a este fondo, asignando cerca de $ 8.400.000 dólares hasta ahora.

A nivel regional, ALMA contribuye anualmente al Fondo ALMA-II Región, también desde 2004. El fondo promueve el desarrollo productivo, social y económico en la comuna de San Pedro de Atacama de la Región de Antofagasta, apoyando iniciativas locales que concursan por los fondos. En 2017 ALMA aportó aproximadamente $ 307.000 dólares a este fondo, asignando cerca de $ 4.200.000 dólares hasta ahora.

En materia científica, el observatorio mantiene estrechos vínculos con universidades chilenas. La Universidad de Chile, por ejemplo, ha desempeñado un papel activo en el desarrollo y puesta en marcha de instrumentos para la Banda 5, que constituye una de las funcionalidades adicionales que se aprobó para el observatorio en el marco del Programa de Desarrollo de ALMA. La Universidad también ha formado parte de un consorcio que desarrolla un prototipo de cartucho de Banda 1, otra posible innovación contemplada en el programa. En tanto, la Universidad de Concepción ha participado en la puesta en marcha del Proyecto de Sincronización de ALMA (ALMA Phasing Project), una iniciativa financiada por la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU. (NSF, en su sigla en inglés), el socio norteamericano de ALMA.

ALMA da a Chile una oportunidad única para encabezar el desarrollo de software destinado al procesamiento de datos y uso de instrumentos astronómicos aprovechando los datos públicos generados por el observatorio. Varias universidades chilenas, como la Universidad de Chile, la Universidad Católica, la Universidad Federico Santa María, la Universidad de Concepción y la Universidad de Santiago, han participado en un proyecto financiado por el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF) del Gobierno de Chile para incrementar la capacidad de ALMA para almacenar y procesar datos y desarrollar un observatorio virtual chileno. El observatorio también ha participado en un programa de colaboración con INRIA/CIRIC, un centro de innovación líder en este campo que se estableció hace poco en el país. Asimismo, ALMA ha proporcionado asesoría a un proyecto de investigación de la Universidad de Chile en el que se estudian los efectos de la vida a gran altura sobre la salud humana.

Otra forma en la que ALMA también ha contribuido al desarrollo de la infraestructura de telecomunicaciones de Chile es la instalación de una conexión de fibra óptica entre San Pedro de Atacama y Calama, que proporciona una autopista digital a través de la cual se distribuyen los datos generados por el observatorio. Esto, a su vez, fortalece el desarrollo de redes académicas en Chile mediante acuerdos de colaboración con la Red Universitaria Nacional (REUNA). Además, la nueva infraestructura motiva a las empresas de telecomunicaciones al mejoramiento constante de la infraestructura de telecomunicaciones existente en las ciudades y localidades cercanas al observatorio.

De manera general, Chile también se beneficia con la creación de empleos en ALMA, pues el 80 % del personal del observatorio es chileno. Muchos de los cargos requieren una formación profesional y habilidades técnicas avanzadas, y el observatorio ofrece una valiosa capacitación y oportunidad de aprendizaje laboral. Así, ALMA contribuye a posicionar a Chile como capital astronómica mundial indiscutible a largo plazo.

Los astrónomos chilenos tienen un 10 % del tiempo de observación de ALMA garantizado para ellos, lo que contribuye a fomentar colaboraciones internacionales entre astrónomos, institutos de investigación y universidades. Solo para dar un ejemplo, durante los primeros ciclos de observaciones de Ciencia Inicial (en Ciclo 3), se seleccionaron 43 proyectos chilenos de los 402 elegidos como de alta prioridad.

A nivel local, ALMA apoya un programa para mejorar la educación de la escuela pública de Toconao en las áreas de ciencias e inglés. ALMA ha impartido capacitaciones, seleccionado y financiado la contratación de docentes para ayudar a estos programas a despegar. El observatorio también entrega el material didáctico y da retroalimentación periódica sobre la implementación del programa a través de consultores especializados en educación. El programa ha ayudado a mejorar los resultados de los alumnos de Toconao en los exámenes estandarizados nacionales y ha sido aclamado por profesores, apoderados y autoridades locales. Actualmente, la experiencia se está extendiendo a otras escuelas de la comuna, a través de diversas iniciativas, con la colaboración de la Municipalidad de San Pedro de Atacama y otros socios estratégicos. Cerca de un millón de dólares ha sido destinado –directa e indirectamente- a este programa casi al finalizar su primera década de existencia (2009 – 2017).

Si sumamos los dos fondos antes señalados (Fondo ALMA-CONICYT y Fondo ALMA-II Región) al programa para mejorar la educación de la escuela pública de Toconao y los pagos por concepto de concesión, ALMA ha entregado 17 millones de dólares a Chile desde el comienzo de su construcción.

Las actividades educativas y de divulgación también benefician al público general a nivel nacional, regional y local. Los astrónomos interactúan regularmente con el público chileno en el marco de seminarios y visitas organizadas al observatorio. Junto con el museo de San Pedro e investigadores locales, ALMA participa en la preservación del legado cultural atacameño y su cosmovisión en un proyecto etnoastronómico llamado “El Universo de nuestros Abuelos”. Por último, el observatorio ha construido un centro de visitas en sus instalaciones con tour guiados gratuitos todos los fines de semana desde San Pedro de Atacama a fin de potenciar sus iniciativas de divulgación y contribuir al desarrollo de la conciencia científica de los visitantes, así como al posicionamiento de la zona como una de las principales atracciones turísticas de Chile.