Cómo se gestionan las observaciones con ALMA

Cómo se gestionan las observaciones con ALMA

¿Quiénes pueden solicitar tiempo con ALMA?

¡Científicos de todo el mundo utilizan ALMA!

ALMA funcionará durante medio siglo, por lo que será utilizado por generaciones, inclusive por aquellos que hoy son estudiantes de escuela primaria y secundaria.

El 10% del tiempo de observación está asignado al país anfitrión, Chile, y el 90% a los socios según su contribución financiera a ALMA. Pero todos los socios de ALMA contribuyen con tiempo de observación denominada “Cielos abiertos” para que cualquier astrónomo, independientemente de su afiliación, pueda solicitar tiempo de ALMA. Otro aspecto importante es que ALMA está diseñado para brindar datos calibrados a sus usuario. por lo tanto, incluso los no expertos pueden usar ALMA.

 

¿Cómo decide ALMA qué proyectos observar?

Una vez al año, ALMA realiza un llamado a presentar propuestas donde los científicos pueden postularse para usar ALMA mediante la presentación de una propuesta de observación, que describe las observaciones que desean realizar, lo que esperan aprender con los datos de ALMA y cuánto tiempo de ALMA será necesario. Estas propuestas son revisadas por otros astrónomos, quienes determinan qué propuestas son científicamente más interesantes y deben tener prioridad para ser observadas. A fin de que el proceso sea lo más justo posible, las identidades del equipo proponente no se revelan a los revisores. El tiempo en ALMA tiene una gran demanda, por lo que, por lo general, solo se observará 1 propuesta de cada 5 que se presenten.

Ocasionalmente, puede ser necesaria una observación urgente y de alta prioridad que no puede esperar hasta la próxima convocatoria de propuestas. En estos casos, los astrónomos pueden enviar una solicitud de tiempo de observación con ALMA al Director del observatorio, quien decidirá si se debe programar la propuesta.

Los investigadores que se adjudican tiempo de observación con ALMA no viajan a Chajnantor para realizarlas, sino que esta tarea la llevan a cabo los propios astrónomos de ALMA desde el Sitio de Apoyo a las Operaciones (OSF, por su sigla en inglés). Los astrónomos de ALMA seleccionarán qué propuestas observarán en función de la prioridad dada en el proceso de revisión, las condiciones meteorológicas y la configuración del conjunto de antenas. Las observaciones científicas se llevan a cabo de día y noche, excepto cuando se necesita tiempo para el mantenimiento de hardware y software y para probar nuevas capacidades.

¿Cómo se obtienen las observaciones?

Es el Joint ALMA Observatory (JAO) quien abre los concursos públicos para que los científicos del mundo postulen por tiempo de observación a través de los Centros Regionales de ALMA (ARCs por su sigla en inglés). EL JAO, con asistencia de los ARCs, coordina el proceso de arbitraje. Los ciclos de observación que han desarrollado ALMA son:

Ciclo 0 (Observación preliminar con 16 antenas): desde septiembre de 2011 a enero del 2013.

Ciclo 1 (Ciencia Inicial con 43 antenas): empezó a comienzos del 2013.

Ciclo 2 (Ciencia Inicial con 45 antenas): empezó en junio de 2014.

Ciclo 3 (Ciencia Inicial con 48 antenas): comenzó en octubre de 2015.

Ciclo 4 (Ciencia con 53 antenas): comenzó en octubre de 2016.

Ciclo 5 (Ciencia con 53 antenas): a partir de octubre de 2017.

Ciclo 6 (Ciencia con 53 antenas): a partir de octubre de 2018.

Ciclo 7 (Ciencia con 53 antenas): a partir de octubre de 2019.

Ciclo 8 (Ciencia con 53 antenas): a partir de octubre de 2021.

¿Cómo se almacenan los datos de ALMA?

Los datos obtenidos durante las observaciones de ALMA, incluyendo sus calibraciones, se almacenan en el Archivo de ALMA, ubicado en las oficinas centrales de ALMA en Santiago, y son copiados íntegramente por los ARCs. Cuando el observatorio alcance su capacidad máxima, éste crecerá a un rango de 80 Gigabytes por día. 

Los datos almacenados serán públicos, sin embargo, no de manera inmediata. Los científicos que logran tiempo de observación tienen acceso exclusivo a esos datos recolectados durante un año. Este lapso de tiempo es denominado como “periodo propietario”, el cual comienza desde la fecha que los datos fueron distribuidos al Investigador Principal. Transcurrido ese plazo, la información se hace pública en la biblioteca de ALMA. Cualquier investigador tiene acceso a esta información.

Estos datos, recabados en las observaciones, son la fuente primaria de nuevos descubrimientos. Se espera que este archivo tenga vida propia y se convierta en un tesoro de información aprovechado por toda la humanidad.

Archivo en ARC ESO https://almascience.eso.org/alma-data/archive

Archivo en ARC NRAO https://almascience.nrao.edu/alma-data/archive

Archivo en ARC NAOJ https://almascience.nao.ac.jp/alma-data/archive

Contenido relacionado

¡Regístrate para recibir actualizaciones!

Obtén las noticias del Observatorio ALMA en tu bandeja de entrada.