La primera antena europea llega a los 5.000 metros