Incluso las enanas cafés podrían dar a luz planetas rocosos