Astrónomos nipones revelan el origen de la luz del fondo cósmico