Gracias a ALMA, astrónomos descubren un drástico cambio químico en el nacimiento de un sistema planetario