Colisión de estrellas arroja moléculas radioactivas al espacio