Registran con precisión el crecimiento de una estrella bebé en longitudes de onda milimétricas