ALMA celebra 10 años de ciencia
Anuncios

ALMA celebra 10 años de ciencia

3 octubre, 2021 / Tiempo de lectura: 7 minutes

En ALMA estamos celebrando por partida doble: por un lado, octubre es el mes de la Ciencia en Chile y, por otro, conmemoramos en ALMA los 10 años desde la primera imagen del observatorio.

A partir de este lunes 4 de octubre y hasta el 17 del mismo mes en la estación Quinta Normal del Metro de Santiago se montará una exhibición sobre el observatorio. La muestra incluye imágenes de descubrimientos icónicos de ALMA, sobre su tecnología de punta, sus trabajadores, fauna y flora que rodea el observatorio, actividades que realizamos con nuestros vecinos atacameños, el aporte de ALMA a la astronomía en Chile y quiénes son los socios detrás de este gran proyecto. Para los más chicos también habrá información con QRs para acceder a juegos y otras actividades entretenidas.

Hace diez años, el 3 de octubre de 2011, el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) abría sus puertas de manera oficial a la comunidad astronómica con el lanzamiento de su primera imagen: las Galaxias de las Antenas en colisión, demostrando el potencial de ALMA y presagiando el inicio de una exitosa década de astronomía.

Como parte de esta celebración, un mes antes del aniversario, se recolectaron nombres sugeridos por el público para denominar las 66 antenas de ALMA. Hubo dos categorías: Objetos celestes y palabras en el idioma atacameño Kunza, debido a que el observatorio está instalado en territorio indígena. Llegaron más de 200 conceptos que cumplieron este criterio, los que luego fueron presentados a una consulta popular a través del sitio web de ALMA y sus redes sociales en que se le pidió al público que vote por los nombres que más le gusten.

Ubicada en el llano de Chajnantor en el norte de Chile, a una altitud de 5000 metros, el conjunto ALMA funcionaba con solo un doce de sus 66 antenas cuando fue abierto por primera vez para observaciones científicas. Aún antes de ser inaugurado oficialmente, ALMA recibió entonces más de 900 propuestas de observación, demostrando lo emocionada que estaba la comunidad científica por hacer uso de esta nueva instalación. Desde entonces, durante la última década ALMA ha seguido recibiendo una alta demanda por parte de astrónomos y astrónomas de todo el mundo, las propuestas de observación superan por mucho el tiempo disponible, y hay gran cantidad de proyectos interesantes e innovadores propuestos cada año.

Las antenas de ALMA, separadas por distancias de hasta 16 kilómetros, trabajan en forma conjunta como un solo telescopio gigante que observa el Universo en luz de longitudes de onda milimétricas y submilimétricas, aproximadamente mil veces más largas que las longitudes de onda de la luz visible. Estas longitudes de onda más largas son emitidas por algunos de los objetos más fríos en el espacio, como lo son las densas nubes de gas y polvo cósmico de las cuales se forman las estrellas y los planetas, así como también objetos muy distantes en el Universo temprano. Utilizando la interferometría, ALMA posee una resolución espacial máxima mejor que la lograda por el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA en longitudes de onda visibles. Incluso, después de 10 años, ALMA se mantiene como el telescopio más grande y poderoso en funcionamiento en el rango milimétrico y submilimétrico.

En su primera década, ALMA ha sido utilizado por astrónomos y astrónomas de todo el mundo para realizar importantes descubrimientos. Hasta la fecha, ALMA ha entregado datos para cerca de 2.500 artículos científicos. Los aspectos destacados incluyen:

Además, ALMA fue uno de los ocho telescopios terrestres utilizados como parte de la colaboración del Telescopio de Horizonte de Eventos (EHT) para captar la primera imagen de un agujero negro, el objeto supermasivo en el centro de la galaxia M87.

Información adicional

ALMA es una asociación entre ESO (en representación de sus estados miembros), NSF (EE.UU.) y NINS (Japón), junto con NRC (Canadá), MOST y ASIAA (Taiwán), y KASI (República de Corea del Sur), en cooperación con la República de Chile. El Joint ALMA Observatory es operado por ESO, AUI/NRAO y NAOJ.

Imagen

Las galaxias Antena (también conocidas como NGC 4038 y 4039) son un dúo de galaxias espiral en colisión y con formas distorsionadas que están a unos 70 millones de años-luz de distancia, en la constelación de Corvus (el Cuervo). Esta imagen combina observaciones realizadas por ALMA durante la etapa de pruebas y observaciones en longitudes de onda de luz visible hechas con el telescopio espacial Hubble de la NASA y ESA. La imagen del Hubble es la más precisa que se haya captado de este objeto y sirve de referencia en términos de resolución. ALMA realiza observaciones en longitudes de onda mucho más largas, con lo cual es más difícil obtener imágenes tan nítidas. Sin embargo, cuando el conjunto de ALMA esté construido, su capacidad de resolución será diez veces superior a la del Hubble. La mayor parte de las observaciones de prueba de ALMA usadas para crear esta imagen se hicieron utilizadando solo doce antenas -menos de las que se usarán para las primeras observaciones científicas- y con separaciones mucho menores entre ellas, por lo cual no es más que un atisbo de lo que está por venir. A medida que el observatorio crezca y se vayan incorporando nuevas antenas, aumentará exponencialmente la precisión, eficiencia y calidad de sus observaciones. Aun así, esta es la mejor imagen que se haya obtenido de las galaxias Antena en ondas submilimétricas, lo que marca un hito en la exploración del Universo submilimétrico. Mientras que la observación en luz visible (representada principalmente en azul en esta imagen) permite detectar estrellas recién formadas en las galaxias, ALMA revela objetos imposible de observar en esa longitud de onda, como lo son las densas nubes de gas frío donde se forman las estrellas. Las observaciones de ALMA (representadas aquí en rojo, rosado y amarillo) se realizaron en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas específicas para detectar la presencia de moléculas de monóxido de carbono en nubes de hidrógeno -invisibles en otras longitudes de onda-, donde se forman las estrellas. Se descubrieron concentraciones masivas de gas no solo en el corazón de ambas galaxias, sino también en la caótica zona donde entran en colisión. Allí, la cantidad de gas supera en miles de millones de veces la masa de nuestro Sol, lo que constituye una rica reserva de material para las futuras generaciones de estrellas. Este tipo de observaciones serán vitales para comprender cómo las colisiones de galaxias pueden provocar el nacimiento de estrellas. Este es solo un ejemplo de cómo ALMA revela partes del Universo que no pueden ser observadas por los telescopios ópticos e infrarrojos. Créditos: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO). Imagen en luz visible: telescopio espacial Hubble de NASA/ESA.
Las galaxias Antena (también conocidas como NGC 4038 y 4039) son un dúo de galaxias espiral en colisión y con formas distorsionadas que están a unos 70 millones de años-luz de distancia, en la constelación de Corvus (el Cuervo). Esta imagen combina observaciones realizadas por ALMA durante la etapa de pruebas y observaciones en longitudes de onda de luz visible hechas con el telescopio espacial Hubble de la NASA y ESA. La imagen del Hubble es la más precisa que se haya captado de este objeto y sirve de referencia en términos de resolución. ALMA realiza observaciones en longitudes de onda mucho más largas, con lo cual es más difícil obtener imágenes tan nítidas. Sin embargo, cuando el conjunto de ALMA esté construido, su capacidad de resolución será diez veces superior a la del Hubble. La mayor parte de las observaciones de prueba de ALMA usadas para crear esta imagen se hicieron utilizadando solo doce antenas -menos de las que se usarán para las primeras observaciones científicas- y con separaciones mucho menores entre ellas, por lo cual no es más que un atisbo de lo que está por venir. A medida que el observatorio crezca y se vayan incorporando nuevas antenas, aumentará exponencialmente la precisión, eficiencia y calidad de sus observaciones. Aun así, esta es la mejor imagen que se haya obtenido de las galaxias Antena en ondas submilimétricas, lo que marca un hito en la exploración del Universo submilimétrico. Mientras que la observación en luz visible (representada principalmente en azul en esta imagen) permite detectar estrellas recién formadas en las galaxias, ALMA revela objetos imposible de observar en esa longitud de onda, como lo son las densas nubes de gas frío donde se forman las estrellas. Las observaciones de ALMA (representadas aquí en rojo, rosado y amarillo) se realizaron en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas específicas para detectar la presencia de moléculas de monóxido de carbono en nubes de hidrógeno -invisibles en otras longitudes de onda-, donde se forman las estrellas. Se descubrieron concentraciones masivas de gas no solo en el corazón de ambas galaxias, sino también en la caótica zona donde entran en colisión. Allí, la cantidad de gas supera en miles de millones de veces la masa de nuestro Sol, lo que constituye una rica reserva de material para las futuras generaciones de estrellas. Este tipo de observaciones serán vitales para comprender cómo las colisiones de galaxias pueden provocar el nacimiento de estrellas. Este es solo un ejemplo de cómo ALMA revela partes del Universo que no pueden ser observadas por los telescopios ópticos e infrarrojos. Créditos: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO). Imagen en luz visible: telescopio espacial Hubble de NASA/ESA.

Contactos

¡Regístrate para recibir actualizaciones!

Obtén las noticias del Observatorio ALMA en tu bandeja de entrada.