«Jugando» con ALMA en China

27 agosto, 2012

El stand de ALMA en la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional, que reúne en la capital china a la comunidad astronómica de todo el mundo, está siendo uno de los más visitados. Nada extraño para el observatorio de radioastronomía más avanzado del mundo, pero lo que más atrae a los visitantes son los modelos de antena y del transportador de antenas realizados a partir de las clásicas piezas de plástico en forma de ladrillo, conocidas como LEGO®. Esta creativa forma de dar a conocer el funcionamiento del observatorio fue ideado por un grupo de alumnos de la Universidad Federico Santa María (UTFSM).

120827_lego_interior01

A partir de estos coloridos juguetes que permiten formar múltiples figuras, el grupo de universitarios chilenos creó robots capaces de moverse bajo la dirección de un software de control inalámbrico que usa la misma infraestructura de software utilizada para controlar el arreglo de antenas de ALMA. De esta forma gráfica y lúdica se representan las operaciones que allí se realizan y la interacción entre las antenas y sus transportadores, permitiendo dar a conocer ALMA entre los más de 2.000 astrónomos presentes en la Asamblea. El mismo entusiasmo e interés que tuvieron hace un mes atrás los cientos de ingenieros que participaron en la conferencia SPIE de Astronomía e Instrumentación en Amsterdam, Holanda, donde los modelos LEGO® de ALMA hicieron su debut.

La iniciativa estudiantil, creada en 2004, es parte de una serie de proyectos de investigación y desarrollo de software, financiado a través de fondos ALMA-CONICYT, cuyos resultados son utilizados actualmente en los sistemas de ALMA. “Gracias a la versatilidad del juguete y el atractivo tanto para niños como adultos, podemos difundir cómo funcionan las antenas y el transportador de antenas de un modo didáctico”, asegura Víctor González, participante del proyecto. Víctor trabajó junto a otros cuatro estudiantes de Ingeniería Civil Informática: Javiera Quiroz, Patricia Fredes, Andrea Ortega y Joao Fuentes. Este último agrega: “Fue un desafío técnico bastante difícil, que implicó poner alrededor de 10.000 piezas en su lugar, compatibilizar herramientas de interfaces con el ALMA Common Software, y en total un año completo para llevar a cabo esta verdadera aventura. Como equipo estamos verdaderamente orgullosos de alcanzar este resultado».

120827_lego_interior03

Una creativa manera de fusionar el proyecto radioastronómico más ambicioso del mundo con el juguete más popular de todos los tiempos.