Trabajadores de ALMA participan en investigación para reducir los efectos de la hipoxia
Anuncios

Trabajadores de ALMA participan en investigación para reducir los efectos de la hipoxia

30 enero, 2020 / Tiempo de lectura: 5 minutes

Artículo Científico

Nuevos estudios realizados por investigadores de la Universidad de Calgary (Canadá) destacaron la importancia de aclimatarse y mejorar los niveles del oxígeno en la sangre para los trabajadores que desarrollan actividades a gran altura. Esto, con el fin de optimizar los resultados de las operaciones que exigen un elevado desempeño cognitivo y reducir los riesgos para la salud. Los estudios fueron publicados en la revista High Altitude Medicine & Biology, única revista que cubre los problemas médicos y biológicos que afectan la vida humana a gran altitud. 

El equipo de investigación estudió los efectos de la altitud en distintos aspectos cognitivos de los trabajadores que llevan mucho tiempo desarrollando actividades por turnos en el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), a 5.050 metros sobre el nivel del mar, en Chile. Los colaboradores de ALMA fueron informados de la investigación, y se escogió a veinte voluntarios de buena salud, para participar en las pruebas. Los investigadores evaluaron su velocidad de procesamiento, su capacidad de atención y sus funciones ejecutivas. Todos los resultados obtenidos durante el proceso fueron protegidos para asegurar el anonimato de los participantes.

“Debido a la altura a la que se encuentra y a las condiciones ambientales extremas a las que está sometido, el observatorio ALMA es un laboratorio ideal para muchas áreas científicas”, comenta el director de ALMA, Sean Dougherty. “Este estudio será útil no solo para ALMA, sino también para muchas otras organizaciones que desarrollan actividades a gran altura en distintas partes del mundo. Estamos orgullosos de contribuir de forma activa para mejorar los conocimientos en este ámbito”.

Para poder observar las débiles señales provenientes del Universo frío, hubo que emplazar ALMA a gran altura, por sobre buena parte de la atmósfera, cuyo vapor de agua absorbe dichas señales. Por esta misma razón, se eligió uno de los lugares más áridos del mundo: el desierto de Atacama. Al estar a gran altura, en un lugar remoto y extremadamente seco, con cielos limpios y escasa interferencia de radio, el llano de Chajnantor es uno de los mejores lugares del mundo para la observación astronómica. 

Si bien el personal de ALMA pasa la mayor parte del tiempo en el Centro de Apoyo a las Operaciones (OSF), a 2.900 metros sobre el nivel del mar, algunos deben trabajar en tareas de mantenimiento y reubicación de las antenas, que se llevan a cabo en el Sitio de Operaciones del Conjunto (AOS), a 5.050 metros. 

Hay muchos estudios sobre los efectos más graves de la escasez de oxígeno sobre el cuerpo, conocidos como hipoxia, pero pocos estudios tratan sus repercusiones en las funciones cognitivas. Los trabajadores de ALMA desempeñan labores que requieren un elevado grado de concentración, destreza y atención sostenida. Por eso, trabajan en turnos semanales diseñados para minimizar los efectos negativos del trabajo a gran altura, pese a que ningún estudio realizado hasta ahora había demostrado los efectos benéficos de este sistema por turnos.

Los resultados de este nuevo estudio revelaron que el personal de ALMA se ha beneficiado con este sistema, en el que llevan años alternando sus ciclos de trabajo a gran altura y experimentando reducciones mínimas en sus funciones cognitivas durante las tareas realizadas a 5.050 metros en comparación con el trabajo a 2.900 metros. No obstante, el personal ha mejorado considerablemente su desempeño cognitivo gracias a la aclimatación, proceso por el cual el organismo se adapta a las modificaciones que se registran en su medioambiente, en este caso, la altitud. Estos hallazgos muestran la importancia de la aclimatación para las funciones cognitivas incluso para aquellos que trabajan a gran altura desde hace mucho tiempo. 

“Estos estudios nos permiten avalar y mejorar el plan de acción que seguimos para mitigar los efectos de la hipoxia en nuestro personal”, señala Iván López, gerente de Salud, Seguridad y Medioambiente de ALMA. “Con los datos y los resultados que los investigadores están obteniendo, sin duda podremos tomar mejores decisiones”.

Entre las medidas que ya ha adoptado ALMA para reducir los efectos de la hipoxia en los trabajadores está el uso obligatorio de oxígeno médico portátil para todos aquellos que realicen tareas a más de 3.000 metros de altura, la oxigenación permanente del edificio técnico del AOS y el monitoreo in situ constante por parte del equipo médico del observatorio. Asimismo, ALMA está llevando a cabo otros estudios en colaboración con universidades chilenas para desarrollar un programa especial de dieta y ejercicios.

Información adicional

ALMA es una asociación entre ESO (en representación de sus estados miembros), NSF (EE.UU.) y NINS (Japón), junto con NRC (Canadá), NSC y ASIAA (Taiwán), y KASI (República de Corea del Sur), en cooperación con la República de Chile. El Joint ALMA Observatory es operado por ESO, AUI/NRAO y NAOJ.

¡Regístrate para recibir actualizaciones!

Obtén las noticias del Observatorio ALMA en tu bandeja de entrada.