Enjambre de nubecillas alrededor de nuestro agujero negro supermasivo

22 octubre, 2018

Artículo Científico

Esta imagen captada con el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) muestra el campo circundante a  Sagittarius A*, el agujero negro supermasivo oculto en el centro de la Vía Láctea, destacado aquí con un pequeño círculo. Nuevas investigaciones han revelado interesantes pruebas de gas y polvo interestelar orbitando el agujero negro a altas velocidades.

Las nubes gaseosas ricas en hidrógeno molecular que se han identificado se conocen como nubecillas moleculares, y nunca antes se habían detectado en forma indefinida. Esta imagen muestra, en realidad, la distribución de moléculas de monóxido de carbono, el segundo componente molecular más abundante de las nubecillas. Las nubecillas se encuentran a 26.000 años luz de nosotros, orbitando de forma rápida y relativamente cercana al agujero negro, a una distancia de aproximadamente un año luz. La alta resolución de ALMA permitió a los científicos detectar las nubecillas, producto de nubes masivas preexistentes que giran alrededor del centro de nuestra galaxia. Estas nubes experimentaron disrupción mareal transformándose en fragmentos densos y un componente de menor densidad y corta duración. Este último fue identificado gracias a las señales dejadas por el paso de la radiación sincrotrónica emitida por Sagittarius A * a través de gas difuso entre las nubecillas.

Si bien las nubes de gas molecular tienen el potencial de formar nuevas estrellas, es poco probable que estas nubecillas produzcan recién nacidos estelares. Tienen una masa comparativamente pequeña, cerca de 60 veces la del Sol, y están cerca de las enormes fuerzas gravitacionales, turbulentas y punitivas ejercidas por Sagitario A *.

Mientras que las estrellas que orbitan a Sagittarius A * han sido observadas sistemáticamente, estas densas nubecillas moleculares no se habían detectado anteriormente tan cerca del centro de nuestra galaxia.

Información Adicional

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una asociación entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de EE. UU. (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con la República de Chile. ALMA es financiado por ESO en representación de sus estados miembros, por NSF en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC) y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Taiwán (MOST), y por NINS en cooperación con la Academia Sinica (AS) de Taiwán y el Instituto de Ciencias Astronómicas y Espaciales de Corea del Sur (KASI).

La construcción y las operaciones de ALMA son conducidas por ESO en nombre de sus estados miembros; por el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO), gestionado por Associated Universities, Inc. (AUI), en representación de Norteamérica; y por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) en nombre de Asia del Este. El Joint ALMA Observatory (JAO) tiene a su cargo la dirección general y la gestión de la construcción, así como la puesta en marcha y las operaciones de ALMA.